“Gobernar pensando en las próximas generaciones, no en las próximas elecciones” fue el lema de la campaña electoral y del gobierno de 1998-2004. Bajo ese criterio y frente al